fbpx

Cumplir con el GDPR y no perder suscriptores, es posible

Cumplir con el GDPR y no perder suscriptores, es posible

¡Bienvenidos de nuevo Multipliqueros! En Multiplicalia, expertos en diseño web y e-commerce, nos vemos afectados de pleno con el tema que nos afecta hoy: la nueva Regulación General de Protección de Datos (RGPD) o más comúnmente conocida por sus siglas en inglés, GDPR. Si bien ya os comentamos en otro post lo que se nos venía encima en el panorama digital con estas nuevas leyes, en las próximas líneas queremos concretar elementos que no os pueden faltar, con ejemplos, a la hora de prepararse para cumplir esta nueva normativa. Vamos, lo que viene siendo ir al grano.

La GDPR se traduce en despertar del letargo en el que están sumidos cada individuo de nuestra base de datos. Por ello, si no cumples la GDPR , el primer paso que debes dar es crear una campaña de consentimiento. Cada uno de nuestros suscriptores ha de ser informado de que la ley está cambiando y tiene que consentir explícitamente que el envío de futuros correos electrónicos. Con ejemplos -ilustrado, siempre es mejor-, te contamos qué tiene que cumplir esta campaña de consentimiento.

El GDPR es la prioridad

No emborrones el email o lo que sea que vayas a utilizar para comunicarte con tus suscriptores. El mensaje principal -y prácticamente único- debe ser el cambio de leyes.

Una ejemplo de mala -pésima- práctica es The Candidate, una empresa dedicada a la contratación de especialistas de marketing, afincada en Manchester. En el email que envían, el GDPR queda relegado a un segundo plano, en una fuente mucho menor y sin ningún atractivo. Nuestro consejo: el GDPR debe ser el protagonista del email.

GDPR

Menos es más

En cierta medida en la línea del primer punto, menos es más es vital para la campaña de consentimiento. En ésta, no deben existir elementos externos que desvíen la atención del GDPR a otro sitio.

Esto es el caso de Destination KX, un sitio web que informa de las últimas novedades de Londres. A pesar de utilizar un título original y llamativo, su campaña no termina de estar conseguida. Ofreciendo entrar en el sorteo de dos entradas a un evento, el usuario posiblemente olvide el GDPR y haga click en el botón. Sencillamente, el hecho de que ese botón supone su consentimiento para recibir futuros emails queda relegado a un segundo plano. Por tanto, que no se te olvide: la campaña tiene que ser, por encima de todo, para solicitar el consentimiento.

GDPR

 

Claridad ante todo

Ten en mente, siempre, que con la campaña estás pidiéndole permiso al cliente para que permanezca en la base de datos. En base a esto, sé claro. No utilices palabrejas ni lenguaje técnico. Y por supuesto, deja a un lado al escritor que llevas dentro y no le pongas florituras al texto.

Nos sirve de ejemplo la campaña de Nucco Brain, una empresa basada en Londres que se dedica a realizar campañas de marketing. El asunto al enviar este email (no aparece en la imagen) era: «El GDPR está llegando y aún queremos ofrecerte una taza de té». Incluso al final, preguntan: «¿Te gustaría seguir tomando nuestra taza de té?». El mensaje es, cuanto menos, insípido y muy difuso. Un lenguaje claro, conciso y con fuerza es tu mejor aliado para no perder suscriptores. 

GDPR

¿Un caso de sobresaliente? ASOS

Habiendo visto lo que NO tienes que hacer, pasamos a lo que SÍ tienes que hacer. ASOS, el rey mundial de la moda por internet, ha elaborado una campaña de consentimiento que es sencillamente perfecta. Un asunto claro y conciso -«La ley está cambiando. ¿Estás listo para recibir tus correos de ASOS?»- invita a abrir el mensaje. Y una vez dentro, no hay lugar a equivocación.

GDPR

«La ley está cambiando» en forma de GIF; una frase en movimiento que llama la atención de quien lo lee y establece de qué va el mensaje. «Recibe sólo los emails que quieres que te enviemos», es claramente un «tú tienes el control». Por si no estaba claro, lo especifica: el usuario controla lo que le llega a su bandeja. Se añade, además, un botón con una llamada a la acción simple y con fuerza: «Quiero seguir conectado». Y por si fuera poco, esta campaña comunica sobre qué temas será informado y da la opción de elegir preferencias.

GDPR

Por último, un pie de página que no puede faltar: tres llamadas a la acción que permiten continuar o dejar de recibir emails y cambiar las preferencias.

Con todo lo anterior, queda poco que decir. Pero, un último consejo: si quieres cumplir con el GDPR, ya sabes, sigue el ejemplo de ASOS. Y si quieres disfrutar de un diseño web y un posicionamiento SEO de categoría, ¡Multiplicalia! Contáctanos, estamos esperándote. ¡Hasta el próximo blog, Multipliqueros!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *